Blog de Recursos y Habilidades

Comunicación y emociones: desarrollo de habilidades personales y profesionales.

Las competencias emocionales básicas (5ª parte): optimismo.

El  optimismo se puede definir como la propensión a ver el lado positivo de los acontecimientos y las personas y de esperar el mejor resultado del futuro. Dicho concepto representa una esperanza generalizada de que el bien, frente al mal, generalmente va a prevalecer cuando se enfrenten con problemas a lo largo de la vida. El pasado fue siempre peor, y no hay duda de que el futuro será mejor. Si te interesa, sigue leyendo…

La inteligencia y el mundo emocional comienza en la cuna y se pierden por el camino cuando comenzamos a andar.

La luz de una vela, símbolo de la espiritualidad de la naturaleza humana.

Por asombroso que parezca,  con un mes el bebé sigue con interés el movimiento de una vela, signo de la espiritualidad humana. Posteriormente, el niño se esfuerza por sentarse e, incluso, ponerse de pie,  fruto de su voluntad (inicio de acción y desarrollo de la inteligencia).

Poco tiempo después aparece su perseverancia, su deseo de autonomía, su capacidad de sobreponerse a las dificultades (por ejemplo, cuando se cae y se levanta como si nada), comienza a percibir las emociones de los otros y las suyas, así como a  comprenderlas. En definitiva se trata de la victoria del alma (mente) sobre la materia (cuerpo). Si te interesa, sigue leyendo…