Blog de Recursos y Habilidades

Comunicación y emociones: desarrollo de habilidades personales y profesionales.

La comunicación en la empresa. Estilos y habilidades de comunicación que facilitan el intercambio de información.

Resulta obvio en cualquier organización que para alcanzar sus objetivos es indispensable que la información llegue en el momento oportuno a las personas adecuadas para que ejerzan y tomen las decisiones pertinentes. Sin embargo, el proceso a través del cual se establecen las distintas comunicaciones no resulta fácil de delimitar, teniendo en cuenta la existencia de mensajes verbales y no verbales, los distintos efectos que éstos pueden producir y las diferentes direcciones que pueden tomar los flujos de información. Así pues, en un intento de clarificar tales conceptos y proporcionar pautas que, de forma generalizada, actúen incrementando la eficacia de la comunicación en la empresa, facilitamos algunas sugerencias:

1.- La necesidad de atender tanto a los elementos verbales (comunicación digital) como no verbales (comunicación analógica), ya que estos últimos son, en ocasiones, incluso más relevantes que el contenido expresado mediante palabras. La expresión facial, los movimientos corporales, factores ambientales como el territorio y los elementos físicos del lugar de trabajo (situación del despacho, ubicación del mobiliario…), pueden ejercer una influencia que avale o actúe de forma contradictoria a la información verbal.

2.- El lenguaje tiene una clara influencia a la hora de establecer el significado del mensaje. Los individuos que presentan una mayor proximidad semántica, bien porque emplean el mismo lenguaje, bien porque atribuyen significados similares a los diferentes términos, se comunican de forma más eficaz que los que presentan mayores distancias semánticas entre ellos. Este es un dato que los profesionales cualificados tienen que tener particularmente en cuenta a la hora de realizar sus informes y sugerencias a sus empleados, ya que si no adaptan la complejidad de vocabulario al nivel que manejan estos últimos, difícilmente lograrán sus objetivos.

3.- En los flujos de información es posible distinguir tres direcciones fundamentales.

3.1. La comunicación vertical descendente, referida a la que el directivo mantiene con sus subordinados con el fin de comunicarles las actuaciones que la empresa espera de ellos y que se consideran pertinentes. Este tipo de comunicación tiene como funciones principales la información, coordinación, motivación y control de los trabajadores, funciones que pueden cumplirse con mayor o menor eficacia dependiendo del tipo de poder y la forma de comunicación empleada.  Sin embargo, un aspecto central para mejorar esta eficacia es la retroalimentación que el emisor ha de obtener acerca de los efectos que produce la comunicación descendente. Esta es una de las misiones que cumple la comunicación ascendente, aspecto que puede ser considerado como un proceso complementario de la comunicación descendente.

3.2. La comunicación vertical ascendente, además de proporcionar tal retroalimentación, que permite a los directivos determinar con mayor precisión las necesidades y expectativas de sus subordinados, trata de cumplir otras funciones entre las cuales podemos destacar la contribución en la toma de decisiones a través de sugerencias, estableciendo un canal para la participación en ellas y el fomento de la crítica sana que podría ayudar a una reducción de presiones y tensiones emocionales. Si te interesa, sigue leyendo…