Las competencias emocionales básicas (7ª parte): estilo emocional.

Nos referimos a la capacidad de influir en los demás por medio de dos elementos: la persuasión y el contagio emocional.

Persuasión.

La capacidad de persuadir a los demás es clave para un directivo-líder. En el centro de la capacidad de influir se encuentra el concepto de poder y su ejercicio. Continue reading

Las competencias emocionales básicas (5ª parte): optimismo.

El  optimismo se puede definir como la propensión a ver el lado positivo de los acontecimientos y las personas y de esperar el mejor resultado del futuro. Dicho concepto representa una esperanza generalizada de que el bien, frente al mal, generalmente va a prevalecer cuando se enfrenten con problemas a lo largo de la vida. El pasado fue siempre peor, y no hay duda de que el futuro será mejor. Continue reading

Las competencias emocionales básicas (4ª parte): empatía.

La empatía (del vocablo griego antiguo εμπαθεια, formado εν, “en el interior de”, y πάθoς, “sufrimiento” , lo que se sufre’), llamada también inteligencia interpersonal en la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También podemos conceptualizar la empatía como un proceso mediante el que un ser inteligente y emocional (por ejemplo, el homo sapiens y algunos animales) tiene la capacidad de ponerse en el lugar del otro, comprendiendo sus actos, sentimientos y emociones. La empatía no es otra cosa que “la habilidad para estar conscientes de, reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás”. En otras palabras, el ser empáticos es el ser capaces de “leer” emocionalmente a las personas. La empatía es una cualidad clave para las relaciones interpersonales exitosas; probablemente sea una de las competencias emocionales básicas más relevantes. Es sin duda una habilidad que, empleada con acierto, facilita el desenvolvimiento y progreso de todo tipo de relación entre dos o más personas. La empatía viene a ser algo así como nuestra conciencia social, pues a través de ella se pueden apreciar los sentimientos y necesidades de los demás, dando pie a la calidez emocional, el compromiso, el afecto y la sensibilidad. Continue reading

Las competencias emocionales básicas (3ª parte): iniciativa.

La iniciativa podemos conceptualizarla como la actitud y el acto de anticiparse proactivamente a los acontecimientos, de plantear soluciones, de ser propositivo con comportamientos iniciados y orientados hacia el futuro, cuyo objetivo es cambiar y mejorar la situación o a uno mismo. Continue reading

Las competencias emocionales básicas (2ª parte): flexibilidad.

La flexibilidad mental hace referencia a la no rigidez mental en los planteamientos conceptuales que tiene una persona. En un entorno en continuo cambio como el actual se requiere de cierta ductilidad para afrontar los cambios y retos de la vida, para comprenderse y comprender a los demás, para establecer mejores relaciones. En resumen: para convivir y crecer desde el punto de vista personal. Continue reading

Las competencias emocionales básicas (1ª parte.- Introducción): flexibilidad, iniciativa, empatía, optimismo, creatividad y estilo emocional.

Analizando la pirámide invertida de las competencias emocionales podemos observar:

En el nivel intermedio se encuentran las competencias emocionales básicas (6 competencias básicas que son influidas por las subyacentes y a la vez influyen sobre las ejecutivas): flexibilidad, estilo emocional, creatividad, empatía, iniciativa y optimismo.  Son más genéricas que las ejecutivas, existiendo un alto consenso acerca de su importancia en la gestión del directivo-líder. Influyen, con intensidad diversa y de manera directa, en la determinación de las habilidades directivas. Aunque son bastantes visibles, tanto para los colaboradores como para observadores externos, no resulta tan fácil de identificarlas ni valorarlas, como si ocurre con las  competencias ejecutivas, de ahí que se considere que su nivel de visibilidad es más bajo. Continue reading

Competencias emocionales subyacentes ( 5ª parte): autoestima.

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de si mismo. Es el sentimiento negativo o positivo, de afecto o repulsa, que se deriva de la valoración global de uno mismo. También podemos considerarla como el conjunto de actitudes hacia uno mismo. Continue reading

Competencias emocionales subyacentes ( 3ª parte): autodominio (autocontrol o autorregulación).

“Sabio es, quien sabe controlarse. Conoce tus debilidades, para aprender a dominarlas”. Sócrates.

“Quien se controla a sí mismo, no tendrá dificultad alguna para gobernar con eficacia. Al que no sabe gobernarse a sí mismo, le resultará imposible ordenar la conducta de los demás”. Confucio.

El autodominio, también conocido como autocontrol, es la capacidad que tiene el individuo para regular de forma consciente y voluntaria,  los impulsos y las emociones, los estados de ánimo y sentimientos y, también, para retrasar voluntariamente las gratificaciones, yendo más allá del placer inmediato mientras se persigue un objetivo superior en el futuro, cuestión que nos convierte en seres propositivos (por ejemplo, renuncio al placer inmediato de ir a la playa, para estudiar y aprobar las oposiciones). Continue reading

Competencias emocionales subyacentes (2ª parte): autoconocimiento.

“De todos los conocimientos posibles, el más sabio y útil es conocerse a sí mismo” – William Shakespeare.

La clave para gestionar a otros de manera efectiva es manejarse uno mismo primero. Cuanto más conoces de ti mismo, más puedes relacionarte con los demás, desde una posición de confianza, seguridad en uno mismo y fortaleza.  Esta es la primera aptitud de la Inteligencia Emocional (IE). Parte de que, si uno no logra conocerse bien a si mismo, no es consciente de cuáles son sus fortalezas y debilidades, no aprende a identificar sus estados de ánimo y las consecuencias que estos pueden tener en su comportamiento, difícilmente podrá controlar sus reacciones y utilizarlas productivamente. Tampoco podrá comprender bien el comportamiento de los que le rodean, identificar sus sentimientos y emociones, ni podrá actuar con efectividad en sus relaciones interpersonales, todo lo cual resulta esencial en el trabajo de dirección. Continue reading

Las Competencias emocionales subyacentes (4ª parte) : percepción del otro.

En la parte baja de la pirámide se encuentran las competencias emocionales subyacentes (4 competencias y poco visibles): percepción del otro, autoconocimiento, autoestima y autodominio. Las competencias emocionales subyacentes son pocas pero muy importantes, y condicionan el grado de desarrollo del resto de competencias. Son como las raíces de un árbol, mucho menos extensas que las ramas, hojas y flores, pero mucho más  profundas y vitales para la supervivencia y desarrollo del árbol.

 Percepción del otro: consiste en saber identificar, descifrar y valorar las  emociones y sentimientos de los demás. Es una especie de “radar emocional”  de incalculable valor para la vida social, incluida la empresarial. Dicha capacidad tiene poco de racional y mucho de inconsciente y de intuitivo. Continue reading