Blog de Recursos y Habilidades

Comunicación y emociones: desarrollo de habilidades personales y profesionales.

Aprender a bailar en 365 días. Aprender enseñando.

Karen aprendió a bailar en una año. En una de sus apariciones en público bailó en el escenario con un estilo diferente y cuidado, y su mensaje era claro: “Las personas que me ven bailar hoy, asumen que he estado bailando toda mi vida. Pero no es así, tan solo llevo un año aprendiendo a bailar”.

http://www.youtube.com/watch?v=daC2EPUh22w

Karen creó este vídeo para que otros pudieran ver sus inicios y demostrar que con trabajo diario y esfuerzo se consiguen las metas. En la fiesta hablé con ella y me comentó que dado el poco tiempo que disponía, su secreto había sido practicar en cualquier sitio: mientras hacía cola en el supermercado, en la parada del autobús o en el trabajo usando el ratón para memorizar pasos.

También se fue grabando a lo largo del tiempo para visualizar su progreso y automotivarse a seguir trabajando duro.

Esta historia, sin embargo, no va sobre aprender a bailar, sino sobre tener un sueño, y aunque no sabes cómo alcanzarlo, empezar de todos modos a trabajar en ello. Quizás eres un profesor, empresario, ama de casa, etc., que quiere superar el miedo a las TIC (a usar la herramientas que nos hace mas eficientes en internet). Un profesor que desea dominar el inglés definitivamente. Un profesor que está soñando con lanzarse con su primera aventura de emprendimiento.

Cuando ves a alguien triunfar, los ves en su momento de gloria. Cuando marca el gol definitivo en la Champions, cuando gana la medalla de oro en las Olimpiadas o cuando su libro alcanza las primeras posiciones en Amazon. Lo que no ves, son las miles de horas de preparación. No ves los momentos de duda, las horas sin dormir, los errores, los fracasos y las largas horas de trabajo en soledad. Nunca ves sus inicios y cuando se preguntaban cómo podían aprender. Aunque cueste creerlo, Steve Jobs, Michael Jordan o J.K. Rowling también lo hacían mal en sus inicios.

Este vídeo es una historia de inspiración para ver con tus alumnos y compañeros de trabajo y debatir sobre las claves del aprendizaje. Dado el éxito de su vídeo, Karen creó una página webGiveit100.com, en donde cada día otras personas muestran a través de vídeos sus progresos en el aprendizaje de temas muy variados y recibiendo así comentarios y el apoyo de la comunidad.

Las competencias emocionales básicas (6ª parte): creatividad.

La creatividad podemos definirla como la habilidad de producir obras que son a su vez novedosas (originales, inesperadas) y apropiadas (útiles), siendo fruto de una capacidad del individuo para aproximarse a los problemas mediante nuevas formas de solución. La creatividad tiene especial relevancia en los ámbitos siguientes: personal (solución de problemas de la vida real) social (invenciones) y empresarial (la innovación como forma de diferenciación frente a la competencia). Si te interesa, sigue leyendo…

Las competencias emocionales básicas (5ª parte): optimismo.

El  optimismo se puede definir como la propensión a ver el lado positivo de los acontecimientos y las personas y de esperar el mejor resultado del futuro. Dicho concepto representa una esperanza generalizada de que el bien, frente al mal, generalmente va a prevalecer cuando se enfrenten con problemas a lo largo de la vida. El pasado fue siempre peor, y no hay duda de que el futuro será mejor. Si te interesa, sigue leyendo…

Las competencias emocionales básicas (4ª parte): empatía.

La empatía (del vocablo griego antiguo εμπαθεια, formado εν, “en el interior de”, y πάθoς, “sufrimiento” , lo que se sufre’), llamada también inteligencia interpersonal en la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner. Es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También podemos conceptualizar la empatía como un proceso mediante el que un ser inteligente y emocional (por ejemplo, el homo sapiens y algunos animales) tiene la capacidad de ponerse en el lugar del otro, comprendiendo sus actos, sentimientos y emociones. La empatía no es otra cosa que “la habilidad para estar conscientes de, reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás”. En otras palabras, el ser empáticos es el ser capaces de “leer” emocionalmente a las personas. La empatía es una cualidad clave para las relaciones interpersonales exitosas; probablemente sea una de las competencias emocionales básicas más relevantes. Es sin duda una habilidad que, empleada con acierto, facilita el desenvolvimiento y progreso de todo tipo de relación entre dos o más personas. La empatía viene a ser algo así como nuestra conciencia social, pues a través de ella se pueden apreciar los sentimientos y necesidades de los demás, dando pie a la calidez emocional, el compromiso, el afecto y la sensibilidad. Si te interesa, sigue leyendo…

Las competencias emocionales básicas (2ª parte): flexibilidad.

La flexibilidad mental hace referencia a la no rigidez mental en los planteamientos conceptuales que tiene una persona. En un entorno en continuo cambio como el actual se requiere de cierta ductilidad para afrontar los cambios y retos de la vida, para comprenderse y comprender a los demás, para establecer mejores relaciones. En resumen: para convivir y crecer desde el punto de vista personal. Si te interesa, sigue leyendo…

Competencias emocionales subyacentes ( 5ª parte): autoestima.

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de si mismo. Es el sentimiento negativo o positivo, de afecto o repulsa, que se deriva de la valoración global de uno mismo. También podemos considerarla como el conjunto de actitudes hacia uno mismo. Si te interesa, sigue leyendo…

El proceso que nos permite adaptarnos y sobrevivir: el estrés.

Estrés (del inglés stress, ‘tensión’) es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada.

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, a pesar de lo cual hoy en día se confunde con una patología. Esta confusión se debe a que este mecanismo de defensa puede acabar, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud.

A continuación presentamos un vídeo del cirujano Mario Alonso Puig que nos explica en que consiste el estrés.

Imagen de previsualización de YouTube